lunes, 10 de noviembre de 2008

No, no pienso volver a tener jaqueca por tu culpa.

Más que nada, porque la jaqueca me molesta, y tú no te mereces ser el culpable de mis dolores de cabeza.
A partir de hoy voy a volver a soñar con otros.
Con los que existen y con los que me invento.
Un montón de seres humanos maravillosos que aparecen en mi habitación cuando, cada noche (que si no ocurre no puedo dormir), imagino que estoy en un lugar diferente, y tengo conversaciones dignas del mejor guión cinematográfico.
Porque un día, uno de ellos sí estará conmigo a la una de la madrugada en la plaza de Oriente, y cada una de nuestras palabras será la perfectamente escogida por mí en alguno de mis sueños nocturnos en los que estoy absolutamente despierta.

5 comentarios:

meriklimpt dijo...

La jaqueca es muy molesta, y los sueños muy valiosos como para malgastarlos con alguien que te la provoque!

вєιñα dijo...

Como te entiendo mi pequeña Amelie.

Monotributo dijo...

Mujer, tu macho cabrío, tu Amo y Señor, tu todo, osease modestamente YO, el GRAN MONOTRIBUTO, te da una única oportunidad: entra ahora en mi blog, y tu líbido volará en oleadas de placer orgiastico hasta donde tu mente lujurioso quiera. Hazlo ya, mimosona, mañana es tarde.

Isabel Huete dijo...

A veces no es necesario soñar despierta con sapos para que se conviertan en príncipes.
Ellos solitos aparecen de pronto, pero no hay que dejarlos croar ni darles besos en los morros para que se rompa el encanto. Mejor que se queden como están. Jajaja.
Me huebiese encantado veros este finde pero me imagino que ya te habrá dicho tu madre que me voy a Marruecos, de trabajo.
Habrá que repetir el fiestorro otro finde porque me quedo con las ganas.
Un besazo grande.

вєιñα dijo...

I miss you!!!
)=
Necesito hablar contigo, ya!
De muuuuuuuuuuchas, muchas, demasiadas cosas!
A ver si te conectas y podemos mantener una conversación de más de 5 minutos...xD
tQ!