jueves, 18 de noviembre de 2010

Los Buenos.

A veces, oigo a Evey decir que Dios está en la lluvia.
A veces, salgo a saltar charcos.
A veces, me mareo porque el día está gris.
A veces, me desgasto y tú me vuelves a componer.
A veces, fumo más de la cuenta y miro a nuestros peces
cantar burbujas de oxígeno compartido.
A veces, lloro de alegría pensando dónde vamos
a parar. No. Dónde vamos a seguir.
A veces la luna
se cansa de alumbrarme
y le pido por favor que deje las tinieblas en un ovillito,
porque no las voy a necesitar ahora.
A veces, eufórica solo por existir contigo, en ti.
A veces, perdida porque mi amígdala envía
señales equivocadas.
A veces, no soy yo, pero vuelvo.
A veces, soy yo y quiero irme.
A veces, estaré esperándote en posición fetal, bajo las estrellas,
para que me lances una cuerda
y vayamos a contar lunares.








"Y aquí tu y yo solo quedamos los buenos
nadie nos enseña donde parar.
Lo sé, porque muchos ya se fueron
y hoy sigo sus pasos al caminar."

1 comentario:

La señorita ojos de gato dijo...

"No te asuste desgastarme, soy eterno"... precioso.
Un saludo.