domingo, 7 de octubre de 2007

Mañanas de Domingo


¿Por qué la gente se empeña en discutir los domingos por la mañana en la panadería?

Si yo sólo quería un donuts...

Y tengo que andar esperando 3000 años a que un señor imbécil impotente discuta con una señora imbécil frígida sobre quién de los dos va antes en la cola.

He estado por presentarles y darles un condón, a ver si así arreglan sus problemas sexuales dejando a los demás que se compren su bollo matinal de los domingos.

Porque después de una mañanita dominguera por el Rastro mirando puestitos, riéndome de la gente, cantando en alto para que piensen lo que quieran, y sonriendo a los chicos que no piensan que por ello estoy loca, lo mejor del mundo es ir a la mejor pastelería de Sol, y comprarse un donuts, o una palmera, o una ensaimada...

Lo que sea.

Y largarse a la Fnac. Donde un montón de idiotas se hacen los interesantes hablándoles de Truffaut a sus novias/parejas/rollos/amantes/esposas/etc para quedar bien, sin tener ni puta idea. Donde puedes encontrarte a algún famoso de turno, emocionándose mientras escucha la banda sonora de una película de Woody Allen. Donde puedes encontrar en qué gastarte los 10 euros que llevas en el bolsillo.

Donde me evado, las mañanas de domingo.

2 comentarios:

Beiña dijo...

Mi mañana del domingo ha sido madrugar y cojer el bus desde Lugo a Coruña, sin apenas haber dormido la noche anterior...xDD.
Pero bueno, me gustaría pasar una mañana como la tuya, en el Fnac... que sepas que aquí en coruña hay uni, pero todavía no he tenido la oportunidad de ir...
Me estoy estendiendo de más...xD. Que mal lo debiste pasar en la panadería; a los dos les debería de hacer lo mismo que le hacen a Georgette y a Joseph en Amelie...xDDDD.

Anónimo dijo...

Bravo!!

yo soy de esos que intentan impresionar a otros idiotas hablando de traffoult