domingo, 12 de abril de 2009

Bah


¿Y si no quiero volver a escribir nunca más? Pues nada, no pasaría nada. Loreto seguiría preocupándose por si los vaqueros le hacen mejor o peor culo y Madeleine Peyroux seguiría cantando cojonudamente bien.
Pero no voy a hacerlo. Voy a seguir escribiendo. Y voy a seguir viendo ñoñadas americanas para animarme en los momentos de bajón. Y eligiendo el helado de limón aunque el de straciatella tenga una pinta irresistible. Voy a seguir agobiándome por las noches pensando que algún día moriré, y que lo peor de todo será no recordar. Seguiré diciendo CHANCHI cuando algo me guste y PAMPLINAS cuando me parezca todo una tontería. Y sí, voy a seguir llorando cuando me acuerde de que en Septiembre, por muy lejos que ahora parezca, Thèo se irá a Lyon de Erasmus.

2 comentarios:

вєιñα dijo...

Y yo, a parte de todo eso que has escrito, cariño, cada vez que me acuesto, las lágrimas limpian mi rostro, mientras la tristeza y lo que te (os) echo de menos, me invade...
: (

Sergio dijo...

Y yo...pues como dejes de escribir voy a getafe y te doy una colleja!!

A quien voy a leer si no!