martes, 10 de noviembre de 2009

Martes y hoy tampoco llueve.

Manchitas.
Ya me toca, ¿no?
Somos las primogénitas bastardas
del azulclarocasiblanco.
Salidas de los 50, o 70 o incluso 60.
Ya me toca, sí.
Me toca.
Me toca hacer el amor con Nino.
Quincampoix, claro.
Skip James de fondo
y un cigarro pre, post. PROST.
Inventar palabras porque sí.
Besar bajo el muérdago por jugar.
¿Capaz?
Como en aquella película
en la que todo son colores.
Rojo, verde, violeta. Ojos.
Encontrándose en el momento exacto.
Una mirada
y dos.
Llegas tres mil besos tarde.
Pero llegas.

3 comentarios:

Pablo Esteve dijo...

Ciertamente, no llueve. En Madrid casi nunca llueve. Habrá que inventar la lluvia. Un saludo.

Pablo

Absurda Mariposa Soñadora dijo...

aquí, sin embargo, no cesa de llover.

Un abrazo, pequeña Amelie

Isabel Huete dijo...

Joer, tía, qué peazo poema!!
Genial.
Besotes.