domingo, 2 de septiembre de 2007

Cuddly Toy


Anoche dormí con un peluche. Pensé en "El Sexto Sentido", y tuve la sensación de que estaba muerta. Empecé a agobiarme y me concentré en el peluche. Pero me di cuenta de que nunca en mi vida había dormido con uno, y lo dejé en el suelo. Y me dio pena. Me vi a mí misma reflejada en él. Sola, incomprendida, "Como nunca has dormido conmigo me dejas tirado, dame una oportunidad", parecía decirme. Y lo cogí.

Soñé que estaba metida en un cuadro de Mark Ryden. Ése en el que una niña es devorada por un árbol. Y en el sueño, el árbol me comía a mi.

Me desperté y quería que la tierra me tragara, o el colchón, era igual.

Eran las 5 de la mañana, y una lagrimita sobresalía del párpado inferior de mi ojo derecho al pensar en que quería a alguien durmiendo conmigo, no al peluche. Pero no lo dije en alto, porque sabía que entonces él rompería a llorar.

Tenía calor. Miré el cartel de Amelie ("Amelie va a cambiar tu vida"). "Sí, no sé cómo", le dije al póster, y me di cuenta de que sólo era un trozo de papel.

En ese momento me sentí muy sola, pero tuve sueño. Y me dormí.


Esta mañana, al despertarme he pensado en tus ojos. Y he sonreído.

2 comentarios:

Beiña dijo...

No te sientas incomprendida, yo sé de 4 personitas que te comprenden perfectamente; yo me incluyo en ellas.
Amelie cambió tu vida de la mejor forma que pudo hacer... su música, sus frases, su historia con Nino...

Saverbrunn dijo...

Tengo que probar lo del peluche, quizás me ayude a conciliar algo el sueño durante el curso... :-P