miércoles, 19 de septiembre de 2007

¿Y si no quiero?

¿Y qué pasa si no quiero hacer caso a lo que he oído, a lo que sé que ocurre, a lo que me has dicho?
¿Y si no quiero?
¿Y si decido arriesgarme?
Ya sé... puedo caerme. Pero prefierlo arrpentirme, a odiarme toda la vida por no haberlo intentado.
Si me hago daño, espero que haya alguien para curarme las heridas. Y si no, me beberé mi propia sangre, la que brote de ellas, que me hará más fuerte. Más grande.
Pero no quiero ser la tonta de siempre, la que se martiriza por no haber arriesgado hasta la última célula de mi cuerpo, y sentir que eso es lo mejor. Porque sería engañarme a mí misma.
Y punto. Se acabó. Lo he decidido. Lo intentaré.
Y si fracaso, pues entonces da igual, volveré a estar como ahora.
Y total, no puede ser peor.

5 comentarios:

the frail dijo...

Repitiendo viejas palabras, la valentía se demuestra aceptando las derrotas, ya que eso indica haber hecho algo y estar aprendiendo de ello. So... go ahead

P.D. Cuando decía que no se hiciese público me refería para gente gilipollas. No me apetece gastar mis palabras en conversaciones estúpidas, así que no te mordería el cuello si lo hicieses ;)

Saverbrunn dijo...

No comparto el optimismo de este post porque soy un cobarde. Tú no lo eres, así que adelante con ello, te mando la fuerza que pueda desde aquí ;-) (eso ha sonado un tanto "starwarsiano...")

NuRieta dijo...

ante todo, arriesgarse a cerse es mejor que no arriesgarse!
por experiecnia se que es mejor arrepentirse de hacer que pasrse toda la vida pensando en si lo hubieras hecho que hubiera pasado.
Si te caes y te rompes algo, no pasa nada, ya te levatarás y ya se pasará el dolor poco a poco

Beiña dijo...

Es mejor arrepentirse de lo hecho que de lo que no has echo. Y te lo digo por experiencia...
Porque aunque te ralles por cosas que has echo, es peor cuando no las has echo...
Eres una personita fuerte, y sabes que si te caes tendrás mi mano ahí para levantarte =)

Bruma dijo...

ADELANTE GRANDIOSA!!!
A por lo que quieras!!

Es Tu Camino, son tus pasos... y es verdad...

"no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedio"

Un abrazo!