martes, 9 de diciembre de 2008

El Escondite



Vamos a jugar a un juego, que aún somos pequeños.
Yo me escondo, y tú me buscas.
Puedes estar tranquilo, cuando me toca esconderme es muy fácil encontrarme, siempre me da la risa.
Cuando me encuentres no vayas corriendo a tocar la pared gritando mi nombre.
Quédate conmigo en el escondite y dime que no te importa que el juego continúe.
Entonces me das un beso y te pierdes debajo de mi ropa, en la oscuridad de mi jardín atlántico.

4 comentarios:

meriklimpt dijo...

Bonito deseo... Un saludo!

Isabel Huete dijo...

Ya, ya, tú lo que pasa es que te ríes para que te encuentren... ¡Pendona, más que pendona!
Me has hecho recordar que mi primer beso fue jugando a polis y ladrones y como no podía ser de otra manera me escondí en un pequeño túnel que había debajo de la casa donde veraneábamos. Y allí vino mi poli favorito, Fernando, y entre pitos y flautas nos morreamos (sin lengua, que teníamos 11 años y todavía no sabíamos lo que era un beso de verdad), jajaja. Por cierto, era guapísimo.
Ya me contarás con quién quieres jugar a polis y ladrones...
:))
Besazos.

Sergio dijo...

1..2..3..4.......48..49.......50!!
Voooooooy!!!

ordago13 dijo...

esto si que me recuerda a un poema que le escribi a una amiga
(desde el punto de vista de una chica

"Si te persiguen
aquí conmigo
nada te hace falta
jugando al escondite
ven no seas tímido
escóndete debajo de mi falda"

jajajajajajajaja