viernes, 5 de diciembre de 2008

Por ejemplo




Eres absolutamente camaleónica
con tu simulado acento francés,
y faldas de cuadros en invierno.
No soy capaz de leer tu mente
y en el fondo, es lo que me asusta,
que no seas real,
y en el fondo, no me da tanto miedo.
Sí, a veces no. A veces.
Y si me recuerdas a frambuesas de lluvia,
sólo me importa a ratos,
en los amaneceres medicinales.
Absolutamente fascinante.
Jodidamente calculadora,
nube de aire acondicionado
inspirada por pulmones fumadores.
Tú, que inventaste la ironía
y que callas con sonrisas,
sacándole la lengua a Kafka.
Tú, ranita de agua,
que te quedaste en los 60.
Y fascinas a cualquier ser humano
con tus crónicas esdrújulas.

5 comentarios:

ordago13 dijo...

grandisimo poema me recuerda no se pq justo al que acabo de subir al fotolog escrito por mi

"Con la sonrisa a cuestas siempre puesta
abrazado a ti,
donde la alegría se mide en infinitos
y la felicidad es eterna."


republica libertaria de las tortugas

Isabel Huete dijo...

Esa dama sesentera, real o no, ser o idea, siempre asustará mientras sea intangible. Si no lo es, dale una hostia o un muerdo. :))
Un besazo, cariño.

El Tipo de la Gorra Roja dijo...

qué cosa más grande clara hija.

que grande

вєιñα dijo...

GENIALÉRRIMO!

Sergio dijo...

:)